Lola del Río o el compromiso con los demás

gent_prat_juliol_2015

NEUS MACÍAS • Fotografia: QUIM TORRENT | Le gustan tanto los niños que, si su vida hubiese discurrido por otros cauces y hubiese podido estudiar, habría sido maestra. Lleva 30 años como conserje, primero en el colegio de El Parc y desde hace dos cursos en el Bernat Metge y aunque nunca pensó que se ganaría la vida así, asegura haber nacido para esta profesión, para tener contacto con los más pequeños. Lola del Río Vicente se jubila dentro de tres años, pero su vida ha sido mucho más agitada de lo que podría aparentar su calma y su tranquilidad vital.

Perdió a su madre cuando tenía 15 años y eso le cambió la vida. Había empezado a trabajar a los 14, primero en el kiosco que Baldiri Balletbó tenía en la plaza del Matadero y luego en un taller donde fabricaban lámparas y objetos de madera. En sus ratos libres bordaba encargos para la casa Alfa. Pero cuando su madre falleció tuvo que dejar de trabajar y cuidar de su padre y sus tres hermanos. La mayor trabajaba en La Seda y los dos mellizos, de 8 años, todavía iban al colegio. “Yo era el ama de casa, la madre y el padre a la vez. Hacía la comida, les vestía, les cuidaba…Pero nadie me había preparado para eso ni me había enseñado cómo hacerlo”.

Cuando dejaba listas las faenas del hogar, iba a la Alfa a seguir bordando, eso nunca lo dejó. Recibió el título de bordadora sin necesidad de hacer examen, sólo por sus años de práctica. “Entonces teníamos mucho trabajo. Las familias encargaban los ajuares para las hijas que se casaban”. Pero en los ratos libres que le dejaban las tareas domésticas también se dedicó a una de sus aficiones, el baloncesto. “Siempre me había gustado, soy buena para los deportes en general. Pero me daba tanta vergüenza ponerme aquella faldita corta con la que jugábamos!”, recuerda Lola. Una amiga insistió para que se apuntara al equipo de La Seda de Barcelona, cuando contaba 19 años. “Era alta y siempre me colocaron como pívot o como alero. Mi entrenador fue Joan Busquets”. Jugó hasta los 33, e incluso fue convocada por el club Tecla Sala para disputar el Campeonato de España. Viajó hasta Lleida y Teruel para esos partidos y finalmente el Tecla Sala la fichó para su club.

L’entrevista sencera a la versió en paper.

Facebook Twitter Email

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>